Sección Ecoexperta EcoHabitar Verano’13

Arquitectura Sana tiene una sección en la revista EcoHabitar: “la ecoexperta responde”.  A continuación de adjuntan las respuestas que Sonia Hdez-Montaño ha dado a los lectores, publicadas en el número de Verano de 2013:

Hola, buenas tardes, quería preguntarle si me puede ayudar a conocer un poco mejor qué es la Arquitectura Natural centrándose en cuáles son los puntos básicos, de forma esquemática, que debe de cumplir una construcción para ser considerada como tal. También saber qué diferencias hay con respecto a la Arquitectura Bioclimática o la Arquitectura Sustentable. MUCHAS GRACIAS,UN CORDIAL SALUDO.

La arquitectura natural es aquella que se basa en la naturaleza como referencia de proyección espacial y uso de materiales. Dentro de la arquitectura natural, encontramos diversas ramas. Una es la bioarquitectura (o bioconstrucción), cuyos principios puedes encontrar en http://www.ecohabitar.org/principios-de-bioconstruccion/. Otra, por ejemplo, es la arquitectura orgánica, que además del uso de materiales naturales, incide especialmente en las formas curvas y sus flujos de energía.

La arquitectura bioclimática no tiene por qué ser natural, ya que no está basada en una percepción ecológica ni en la biocompatibilidad de los materiales, sino en los sistemas de diseño que favorecen el ahorro energético en la vida útil del edificio. La bioconstrucción incorpora los principios pasivos de bioclimática tales como la protección solar a sur en verano; la máxima captación de calor en invierno; aislamiento, inercia y conductividad térmica de los materiales de la envolvente… pero la bioclimática no integra las nociones de salud y ecología de la bioarquitectura.

La palabra sostenible o sustentable se ha ido banalizando en los últimos años hasta perder su auténtico significado, que se refiere al equilibrio económico, medioambiental y social en el uso de los recursos. Hoy en día, cualquier edificio que tiene una placa solar ya se lo tacha de sostenible, así que desafortunadamente no es una palabra que, a día de hoy, pueda definir la calidad ecológica de una construcción.

 

Mi piso está debajo de un terrado de baldosas. La construcción es de hace 60 años aproximadamente y no tiene cámara de aire, en verano el calor es insoportable. Los techos son de escayola y ahí sí que debe de haber un espacio libre. He estado consultando aislantes térmicos, pero no consigo saber cuál es el más eficaz de todos. Agradecería información sobre el sistema más eficaz. Gracias

La manera más adecuada de limitar la las ganancias térmicas es evitando la absorción de calor. Por lo tanto, un sistema efectivo será pintar (o sustituir) las baldosas de acabado del terrado de color blanco, ya que este color refleja el 85-90% de la radiación solar. Otra opción es colocar un toldo o parasol que genere sombra en dicha superficie, para minimizar la absorción de calor del grueso del forjado.

En el caso de colocar un aislamiento térmico, sería ideal situarlo por la cara exterior en vez de la interior. Es decir que, si puedes actuar en el terrado, lo mejor sería levantar las baldosas actuales, colocar un aislamiento térmico rígido (por ejemplo, corcho) y encima unas baldosas de acabado de color blanco.

Si sólo puedes actuar por dentro, has de tener en cuenta que el punto de condensación del cerramiento se desplazará hacia el interior, pudiendo producir daños por humedad. Por lo tanto, debes encontrar un material aislante de alta capacidad de difusión, higroscópico e inorgánico, como por ejemplo placas de silicato de calcio, que permitan evaporar la posible humedad que se concentre, y pintar con un acabado que también sea transpirable, como una pintura mineral o un revoque de barro. Te recomiendo que, si optas por esta opción, coloques el aislamiento en verano o en una época no húmeda para garantizar que la capa exterior esté seca. En cualquier caso, evita aislamientos que puedan deteriorarse con la humedad.

 

A propósito de la restauración de muros, he leído que es conveniente la eliminación de sales previamente a enfoscarlos y en concreto hablan de utilizar un “neutralizador de sales”. He buscado en internet pero no he encontrado ningún producto comercial que específicamente diga que es eso. ¿Pueden decirme ustedes alguno? Gracias.

En bioconstrucción se usan diversos derivados del silicio (silicato de sodio, silicato potásico) para consolidar y endurecer el mortero tradicional en muros de piedra. Hay diversas marcas comerciales que los suministran Pero para eliminar con efectividad la formación de sales es necesario conocer por qué se producen. Si la causa es debida a la humedad o al salitre, con el tiempo volverán a aparecer, ya que estos productos no llegarán a fijarse. En este caso, se debe estudiar el comportamiento de la fachada para evitar la formación de humedades (capilaridad, filtraciones, condensación…) y cuando éstas se hayan eliminado, seguramente desaparecerán las formaciones de sal. En cualquier caso, conviene que los materiales que conforman el cerramiento sean transpirables para permitir la difusión y evaporación de la humedad, por lo tanto lo primero a eliminar o sustituir son los morteros sintéticos, siendo más recomendable los morteros de cal (hidráulica y aérea) y las pinturas minerales.

En el nº 19 de EcoHabitar hay un artículo llamado “Las humedades y eflorescencias salinas en los edificios” en el que puedes encontrar un poco más de información.

 

Quería pediros si me podías indicar si alguna de vuestras revistas, las que yo tengo vuestras no lo he encontrado, tenéis un artículo sobre falsos techos. Estoy diseñando una consulta de una psicóloga y tengo que colocar un falso techo acústico y lo mas ecológico posible. Sabéis donde puedo encontrar esta información.

De momento en Ecohabitar no se ha publicado ningún artículo sobre falsos techos. Como ayuda, te puedo comentar que en primer lugar deberías detectar el tipo de ruido a aislar:   aéreo o de impacto. El ruido aéreo se transmite a través del aire. El de impacto, se transmite parcialmente también por aire pero mayoritariamente a través de la estructura o de materiales sólidos.

Para minimizar el ruido aéreo de los sonidos realizados en la misma estancia, será adecuado cubrir las paredes o el techo con materiales absorbentes, como planchas de fibras blandas de madera perforadas, tableros ligeros de conglomerado. Si se quiere aislar de sonidos aéreos realizados en el exterior, se puede trasdosar el techo dejando una cámara de aire y revistiendo con materiales como lino, cáñamo, algodón, celulosa o planchas de fibras de madera.

Para reducir la transmisión de ruido de impacto se debe evitar o aislar la fuente sonora o aislar los materiales mediante juntas de discontinuidad (elásticas) para evitar la transmisión del sonido entre distintos materiales. Serán aptos los que tengan baja capacidad de amortiguación, como las  planchas de fibras de coco o cáñamo.